Practicando el libre movimiento.

Según la pediatra Hungara Emmi Pikler, lo mejor para apoyar al desarrollo motor de los bebés es el libre movimiento es decir dejar que el bebé se desarrolle de una manera autónoma y sin la intervención del adulto. 

Una de las cosas que me preocupaban sobre  Nabyl era el gateo, ya que es una parte de suma importancia en  el desarrollo físico y neurológico de los bebés y si bien, hay teorías que exponen que no todos los bebés gatean, en el libre movimiento eso no es así.

Un bebé que se deja en movimiento libre gatea y llega a la postura erguida para caminar por si solo después de adoptar otras posturas intermedias. Pues bien, nosotros decidimos  no poner de pie a Nabyl ni la forzamos a gatear, es importante entender que estos procesos son madurativos, no se trata de enseñar, sino que el bebe ira avanzando progresivamente dependiendo de su madurez muscular y sobre todo neurológica.

Personalmente, a mí nunca me gustó que alguien intentara poner de pie a mi hija o que le hiciera “caminar”, aunque algunos extraños me llegaron a decir que sino la ponía parada yo, ella tardaría más en hacerlo, lo cual se ha comprobado que es falso. Lo único que hicimos para favorecer el gateo fue comprar tapetes de foami y adaptar los espacios de la casa para que fueran seguros y ella pudiera explorar, Nabyl comenzó a gatear sola, sin forzarla, después comenzó a pararse sostenida de muebles y a caminar de lado a lado, aun así nunca la forzamos a mantener la posición de pie; un día subió escalones ella misma, posteriormente logró avanzar empujando las cosas que la rodean, bajar de la cama y hace una semana, comenzó a ponerse de pie por  si sola sin sostenerse de nada.

Alguna vez ha intentado dar un paso y lo ha logrado. Como lo mencioné anteriormente, en el movimiento libre no debe haber intervención del adulto, es decir no obligar a caminar al bebé, hace unos días una amiga de mi mamá intento que Nabyl diera pasos sujeta de sus manos, mi hija no cedió, tal vez por estar acostumbrada al movimiento libre, se puso a gatear y se alejó para ponerse de pie en otro lado y avanzar empujando su silla. La importancia de dejar que sea el bebé quien explore por cuenta propia, además de darles autonomía y seguridad en si mismos, que pondrán en práctica su equilibro y aprenderán a caminar erguidos lo que les reducirá las posibilidades de sufrir de problemas de salud y postura a largo plazo.

A nosotros nos encanta ver como nuestra hija logra cosas nuevas por su cuenta, siempre estando a su lado propiciando un ambiente seguro para ella y sobre todo, algo que nos ha enseñado Nabyl es que puede lograr más cosas por sí sola de las que pensábamos, brindémosle confianza a nuestros hijos para que ellos sean capaces de aumentar la capacidad de confiar, no solo en ellos sino en todo el entorno que los rodea.

Imagen del movimiento tomada de crianzaenbrazos.wordpress.com

Imagen de portada tomada de doctissimo.com

Compartir

Deja un comentario

Nombre
Correo electrónico
Web