Los padres también sufren depresión

Los padres también sufrimos depresión, aunque es un tema del que se habla poco ya que todo o la mayor parte se focaliza en el sentir de la madre (entendible) pero es un  trastorno también sufrido por los hombres.

Se han realizado algunos estudios en lo que se demuestra que los padres también sufren depresión pre y posparto, pero de maneras más diferentes a las madres. Los síntomas pueden presentarse a los 3, 6 o 9 meses de haber nacido el bebé ¡y durar hasta un año!, claro esto no es una regla pero es la media de acuerdoa lo estudiado.

No está muy claro el detonante de la depresión, sumando a esto el hecho de que a casi todos los hombres nos cuesta abrir nuestros sentimientos, reprimiendo nuestro sentir.

De acuerdo al portal guiainfantil.com algunos factores que propician el desencadenamiento del esto pueden ser:

1- Miedo a la paternidad: Las nuevas responsabilidades como padre y el miedo a saber si serán capaces de cuidar del bebé son unos de los motivos principales.

2- Cambios en la vida conyugal: La atención de la madre que antes era en exclusiva para ellos, ahora se ve repartida con el bebé, y en ocasiones puede ocasionar celos, incluso sentimiento de abandono por parte del padre. Además las relaciones sexuales pasar a un segundo plano, ya que muchas mujeres no se sienten a gusto con su cuerpo tras el parto.

3- Falta de sueño, cambios en la casa y estrés: No dormir las suficientes horas desespera a cualquiera, y esto se ve agravado porque el trabajo en la casa se multiplica, ya no tenemos las mismas horas de descanso y el bebé requiere constantemente tiempo y atención.

4- Preocupaciones financieras: Los gastos crecen y eso se transforma en una preocupación constante por tener que vivir con los mismos ingresos de antes.

Depresión posparto

Los médicos hoy en día están prestando más atención a la depresión posparto en las madres y en los padres. Aunque es normal que las madres se pongan sentimentales una o dos semanas después del parto, estos síntomas suelen desaparecer con bastante rapidez, por lo general al final del primer mes. Algunas mujeres, sin embargo, no se recuperan. Incluso pueden sentirse peor al pasar el tiempo. Alrededor de un 12 % a un 20 % de las mujeres sufren de depresión o ansiedad después de un parto y hasta el 10 % de los padres también sufre de depresión.

Un padre deprimido dejará de hacer cosas con su hijo como leerle cuentos, cantarle, reírse con él, disfrutar de su crecimiento, compartir las novedades con la familia, será más introspectivo, e incluso, en situaciones de mucho estrés, puede castigar o llegar a golpear al niño.

Los síntomas

En las mujeres los síntomas más habituales pueden ser la tristeza y soledad. En los hombres el tema es un tanto distinto se comienza a dar el alejamiento de la pareja, irritabilidad, intolerancia, insomnio, tristeza o refugio en el exterior (amigos o trabajo), y como lo mencione antes, esto  puede durar hasta un año.

Como toda nueva mamá, todo padre primerizo necesita apoyo  y aliento. Como único consejo que puedo dar y me falta poner en práctica es abrir las emociones con la pareja, amigos o la familia. Acumular todos esos pensamientos no hace que generar más estrés. También es recomendable acudir con un profesional para tratar esto que es muy complicado y afecta a todo nuestro circulo familiar.

Puedes leer más en:

Los padres también pueden sufrir depresión posparto

¿Hay depresión en los papás?

 

 

Compartir

Deja un comentario

Nombre
Correo electrónico
Web