Amamantar en público

¿Por qué es mal visto amamantar en público?

Recientemente se han dado a conocer acontecimientos en los que lamentablemente las mujeres son agredidas por amamantar en público, porque no se le puede llamar de otra forma ¿o sí? ya que esto es una agresión y al mismo tiempo se priva de una necesidad y derecho al infante. Si no basta con el incremento en feminicidios, violencia doméstica, desapariciones forzadas y un largo pero lastimoso etc. ahora también se pone de “moda” atacar a las madres lactantes.

Uno de los casos más sonados en México sucedió el 10 de mayo de 2016 (si, el mismo día que se festeja a la madre), los guardias de seguridad de Plaza Galerías Zapopan (Jalisco) sacaron del centro comercial a una mujer que amamantaba a su hijo. Esto derivó en que cerca de cien mujeres se organizaran y en la misma plaza amamantaron a sus pequeños. Le llamaron “tetada masiva” y la organizaron las mujeres que han decidido amamantar libremente y bajo demanda del pequeño, así mismo  mostrarnos que no todo lo relacionado con su cuerpo tiene un concepto sexual.

Recientemente sucedió un caso muy parecido al anterior y seguro que pasan del diario pero no los conocemos porque no logran hacerse virales. Este nuevo acto de intolerancia se dio en la plaza comercial Galerías Atizapán en el Estado de México, donde ocurrió exactamente lo mismo pero con un desenlace más traumático, para no hacer el cuento largo, la mamá y el bebé lactante tuvieron que interrumpir este acto de amor –y necesidad- para terminar en el ministerio público ya que el papá defendió el derecho de su bebé a ser alimentado, el otro pequeño hermano del lactante evidentemente no comprendía ¿por qué estaba mal alimentar a su hermano si tenía hambre?, ¿por qué a su papá lo estaba llevando la policía? Y ¿por qué toda la gente los veía sin ayudarlos, si no habían hecho nada malo?

Si lo vemos de otra forma (texto extraído de animalpolitico.com)

Escena I: Un caballero se sienta a la mesa de un elegante restaurante, coloca su servilleta en el cuello de su camisa a manera de babero y le da una cucharada a la deliciosa sopa que tiene enfrente.

Escena II: En medio de su exquisito banquete, cuando parece estar disfrutando más que nunca de aquel suculento platillo, mientras empieza a descubrir las bondades de una panza llena y un corazón contento, aparece un guardia de seguridad de la nada y le dice “no puede hacer esto aquí”.

Escena III: El caballero hambriento come su sopa sentado en WC del centro comercial, lejos de la vista de otros, separado como si de un virus se tratara.

¿Qué pretendo con esto?

Se que no doy una solución y sólo externo mi molestia pero por algo debo empezar, es mi deber tomarme el tema muy personal, me gustaría hacer pensar acerca del tabú que existe sobre amamantar en pleno siglo XXI, ¿realmente necesitamos que existan sanciones para aquel/aquella que agreda o insulte a una mujer por amamantar? Estas palabras las escribo como padre de una pequeña que siempre buscará el beneficio y bienestar de su familia, caigo en cuenta que no me cansaré de brindar apoyo a mi hija, esposa y otras madres.

Otras fuentes que quizá te gustara consultar:

Liga de la leche

¿Prisión por amamantar?

Imagen de encabezado tomada de telam.com.ar

Compartir

Deja un comentario

Nombre
Correo electrónico
Web